¿La nueva ruta del presidente?

Andrés-Manuel-López-Obrador-flanqueado-por-Ricardo-Monreal-Ávila-y-Pedro-Haces-Barba.

* En Chiapas, por ejemplo, la Delegación de Fuerza Social por México recae entre otros hombros, en los de un hombre al que respeto y le guardo un cariño especial. Se trata de mi amigo abogado Óscar Albores de la Riva

#Opinión Código Nucú / César Trujillo

La semana pasada, el presidente Andrés Manuel López Obrador asistió como invitado especial al X Congreso Nacional de la Confederación Autónoma de Trabajadores y Empleados de México (CATEM) que lidera Pedro Haces Barba. El mandatario posó, ahí mismo, junto a los senadores Ricardo Monreal y Eduardo Ramírez Aguilar, cabezas del nuevo partido Fuerza Social por México que muchos auguran como la nueva ruta política que podría tomar AMLO rumbo al 2024, sobre todo tras el jaloneo interno que ha desgastado seriamente a Morena.

Quizá por ello no sea casualidad que el nuevo instituto político haya celebrado ya su asamblea nacional para cumplir con el último requisito y así lograr su registro. Es más, en Chiapas ayer el Instituto Nacional Electoral (INE) entregó el documento que acredita que Fuerza Social por México ha cumplido con los requisitos solicitados en la entidad y ha sumado, de forma positiva, otra raya más al otro tigre.

Eso habla, entonces, de que los señalamientos de incomodidad del presidente sobre el comportamiento de algunos personajes dentro de Morena no son inventos de nadie y dejan clara una segunda ruta que podría tomar el mandatario en caso de que todo este desgaste por el poder, al vil estilo de esas mafias que tanto se han criticado, no se calmen.

Lo cierto es que los delegados de las 32 entidades federativas de Fuerza Social se han reunido en la Ciudad de México para cumplir con la estrategia de consolidar un proyecto que tiene el visto bueno del hombre que dirige los rumbos de esta nación y no debemos de quitar a la vista lo que en este tema suceda.

Y lo digo por lo que se viene en el 2021. No es tarea fácil para los morenos. Más con el desgaste que ha manifestado la dirigencia de ese partido en el país, pues parece que a muchos les importa todo menos el proyecto de nación y la 4T que promueve López Obrador. Incluso el mismo Monreal ha sido portador de esta verdad.

Es normal, claro está, que el Presidente, al ver que en menos de un año varios grupos han dejado al descubierto su arribismo, opte por otra ruta alterna: una que abandere el proyecto que pensó y que lo llevó al poder bajo el respaldo de millones de mexicanos.

Y ojo, no tiene que ver con gustos o calenturas personales. Pero en política, como se ha repetido hasta el cansancio, forma es fondo y las fotos de AMLO con los líderes sindicales gratuitas no son (el que entendió, entendió).

En Chiapas, por ejemplo, la Delegación de Fuerza Social por México recae entre otros hombros, en los de un hombre al que respeto y le guardo un cariño especial. Se trata de mi amigo abogado Óscar Albores de la Riva, quien ha construido una carrera dentro de la administración pública y quien se ha caracterizado, desde hace varios años ya, por su defensa férrea a los trabajadores que ven violentados sus derechos.

No por nada en la entidad mi amigo Óscar Albores de la Riva, aunque no le guste que lo diga, es el jurídico de la CATEM y a quien acuden desde la dirigencia nacional cuando se trata de algún tema urgente que se debe destrabar.

A estas alturas bajo las cartas que parecen haber puesto sobre la mesa el Presidente, Morena debería repensar la ruta que le conviene tomar y el camino a reconstruir si anhelan mantenerse, sobre todo porque en Fuerza Social ya hablan de que al menos cinco estados van a ser suyos y aguas ahí también.

De nada le sirve a Morena haber llegado al poder si en menos de lo que canta un gallo empezaron un “todos contra todos”, lo cual ha desilusionado al propio líder moral de ese instituto y que lo tiene hoy replanteando otra ruta que la 4T puede tomar.

Lo que deberían ocuparle ahora a Morena es que si Fuerza Social por México suma al Presidente a sus filas, con él partirán varios de esos que se consideran sus “soldados”, entre ellos la propia CATEM que se ha consolidado como la nueva propuesta del sindicalismo, y la misma CTM, que se ha mostrado más afín al propio mandatario.

Por lo pronto, México tendrá nuevo partido. En él opera uno de los grupos de poder más fuertes del país (guste o no), el de Monreal y compañía que parece haberse vuelto un alfil en el Senado para destrabar algunos asuntos que le son de vital importancia a la Presidencia. Tiempo al tiempo, dicen los expertos. Veremos cómo se acomoda todo en los meses siguientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.