Desabasto de medicamentos ¿Cuántos muertos ha costado en el País?

Columna Breve Intervalo

Rafael Báez

Culiacán, Sinaloa, México.- Definitivamente el desabasto de medicamentos es una infamia que no tiene nombre, esto es lo que el gobierno federal está haciendo con los derechohabientes del ISSSTE en México. En Sinaloa en todas sus clínicas y hospitales, pero no nada más la institución está así, también el resto del sector salud llamese como se llame. Los anaqueles de las farmacias del ISSSTE prácticamente vacíos.

Esta situación es un sufrimiento para todos los afectados, principalmente con las personas de discapacidades diferentes, con los jubilados y pensionados, con la gente que se traslada a la capital del estado de Sinaloa, desde El Carrizo hasta Escuinapa, quienes mínimamente se  enfrentan a lo siguiente:

1) Tener suerte de ser consultados en algunas de las especialidades, (si el médico asiste a consultar), pero además esperan casi todo el día para lograr esa hazaña si bien les va.

2) soportar el maltrato y prepotencia de algunos doctores y personal administrativo (aunque esto también se da por parte de derechohabientes que son muy prepotentes), porque también se da.

3) La odisea de tratar de surtir las recetas en las farmacias, pero resulta que debido a la escasez no hay medicamentos y es indispensable no dejar de tomarlo porque en ocasiones de eso depende la vida.

4) La gente de escasos recursos económicos ¿de donde va a obtener dinero para comprarlos?, imaginese usted solo por hacer mención; la gente con cáncer, con leucemia, con problemas del corazón o de otro vital órgano, o en una intervención quirúrgica si no hay el medicamento necesario el paciente o sus familiares tienen que comprarlo, aquí no hay de otra, está en riesgo la vida del enfermo.

5) pero esto no termina aquí, cuando los derechohabientes vienen de distintas partes del estado, o traen nada más para cubrir los gastos del pasaje si bien les va, pero no para sufragar los gastos para alimentos, una u otra cosa; pero lo más triste es que en muchas ocasiones se regresan con las manos vacías, sin haber sido consultados y/o sin medicamentos, y otras vez a empezar el peregrinar, volver de nuevo quien sabe hasta cuando, porque las consultas en especialidades son eternas si bien corren con suerte y logran una próxima fecha.

6) Esto es lo que está pasando en el gobierno de la Cuarta Transformación. El costo de esta transformación para la gente jodida ha sido muy alto, demasiado alto, quizás en un acto de desesperación del Presidente de la República Andrés Manuel López Obrador por tanta corrupción e impunidad está tratando de poner orden en este sector, “pero ha salido más caro el caldo que las albohóndigas”.

7) No es posible poner en riesgo la salud de los mexicanos por la ineptitud de los funcionarios a quienes les encargó resolver este delicadisimo problema. Muchos se preguntan ¿porqué el Presidente no blindó la atención médica y carencias del medicamento?, esto sin afectar al sector salud y al mismo tiempo o de manera paralela atacar la podredumbre, cloaca o como se le quiera llamar, pero sin la afectación a los derechohabientes.

8) Se dice que México es la séptima economía del mundo, todavía uno de los países más ricos del planeta, aún y cuando la riqueza está mal distribuida, un país que ha sido muy noble y que desde hace siglos ha sido saqueado tanto por los extranjeros como por los mismos funcionarios corruptos que nos han gobernado.

9) Todos deseamos ese cambio prometido, pero no se ha visto. La salud es la vida, no creo que haya un mexicano bien nacido que quiera que al Presidente le vaya mal, por supuesto que no, lo que queremos es que ya termine esta pesadilla. Aquí no tienen cabida los partidos políticos, los pícaros, los sinverguenzas, los que quieren seguir enriqueciéndose con sus cargos.  

10) Es cierto, el Presidente no va a componer de un día para otro todos los errores y vaquetonadas heredadas de tantos gobiernos corruptos, pero si él lo decide este calvario que estamos padeciendo en el sector salud, terminaría con solo él proponérserlo, porque tiene el poder para ello, así de sencillo, el voto de fe todavía está depositado en que esto llegue a buen fin. El Presidente es un hombre de carne y hueso y así como tiene derecho a equivocarse también puede enmendar esos errores. Clamamos porque las aguas se tranquilicen y se resuelva esta terrible situación.      

          

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.