En Sinaloa  del 2000 a la fecha, se ha incrementado la agresión a periodistas: Jhenny Bernal

 

*  Voy a ser una persona incómoda para los Poderes Ejecutivo, Legislativo Y Judicial en la entidad

* Los periodistas deben demostrar su unidad y la alianza para protegerse entre todos. Que se conviertan en facilitadores de buenas prácticas

Rafael Báez

Culiacán, Sinaloa. Vaya valiente discurso, sencillo y sin rebuscamiento de palabras emitido por la Doctora en Derecho Jhenny Judith Bernal Arellano, ante integrantes de la Asociación de Periodistas de Los Mochis, encabezados por el Presidente y Secretario, Edgardo Vásquez Mungarro y Mario López, respectivamente (Delegación 23 del Sindicato Nacional de Redactores de la Prensa), así como miembros activos de este organismo en la capital del estado, donde se realizó el evento en mención.

La Doctora Jhenny Bernal fue recientemente nombrada por el Congreso del Estado de Sinaloa, como la primer Directora General del Instituto para la Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas. Esto, después de un proceso de selección de candidatos y finalmente eligiéndose una terna donde fue electa como tal.

Cabe señalar, que nos dejó un agradable sabor de boca, por su sencillez y manera de decir las cosas, lo que le generó totalmente la simpatía de los asambleístas presentes, sin ponerle ni quitarle. Es cierto, lleva a cuestas una enorme responsabilidad por realizar, y lo dijo…” vengo con todas las ganas de hacer bien mi trabajo, ojalá y me dejen hacerlo, encabezo la primera administración de este Instituto, espero no se quede solo en palabras”.

De manera tajante, expresó que “la finalidad es que los periodistas y defensores de los Derechos Humanos pueda hacer su labor en Sinaloa, sin ningún tipo de restricciones”. Dio a conocer de manera generalizada, que, “en el país, más de 1200 personas defensoras de Derechos Humanos están en protección de las autoridades, mientras que solo alrededor de 400 periodistas gozan de este beneficio, inconcebible, pero es el dato que le hicieron llegar y el objetivo principal de las amenazas es que no se les prive de la vida”.

Reconoció, que, “en Sinaloa, lamentablemente del 2000 a la fecha, se ha incrementado la agresión a periodistas por eso hay mucho que hacer y quienes más están involucrados en esto, como en el resto del país, es la mayoría de los servidores públicos municipales “privilegiados”. Son los más señalados en las denuncias que interponen los periodistas y los defensores de los Derechos Humanos. Que, por tal motivo, mientras el estado mexicano no ponga ojo en este problema poco se va a arreglar”. Enfatizó.

“Decirles que el nuevo Instituto a su cargo va a cambiar las cosas, no es cierto, sería decirles mentiras, por supuesto que nos tenemos que coadyuvar todos, para poco a poco ir analizando este conflicto, pero lo más grave de todo esto, es el desconocimiento y la impunidad, por ese motivo, voy a ser la persona incómoda que “le va a picar las costillas” a las autoridades correspondientes, así sean del poder Ejecutivo, Legislativo y Judicial, porque el Instituto es un poder autónomo y no va a estar supeditado a ninguno de los 3 poderes”.

Dejó muy en claro, que el Instituto empezó con una deficiencia presupuestal baja, sin oficinas, sin equipo, sin nada, pero eso no la ha detenido, ni la detendrá, el presupuesto para empezar será autorizado hasta el 2023, sin embargo, se avanzará hasta donde sea humanamente posible, entre estas; la creación del Reglamento Interno, la elaboración de protocolos de acción y de urgencia y hacer valoraciones de sí la persona está realmente en peligro.

Es triste reconocer dijo, “que el gremio periodístico está dividido y no es necesario que tengan que amarse con locura porque cada quien tiene diferentes criterios, es normal, pero sí, unirse cuando lo tengan que hacer, ahí sí, demostrar la unidad y la alianza para protegerse entre todos. Que se conviertan en facilitadores de buenas prácticas”, culminó diciendo, entre otras cosas.