José Melchor Óscar Ávila, realiza un paisaje mágico del entorno musical de Sinaloa, tierra consagrada e inspirada en el romanticismo y Bohemia

* Sinaloa Tierra de Compositores y Artistas el resumen del libro permite conocer la riqueza musical representativa de los 18 municipios del estado

* ¿Qué sinaloense que se jacte de serlo, no ha sentido que el corazón le estalla, cuando escucha que chicotea la tambora?

Fernando Olivas Ortiz / Rafael Báez Molina

Hablar del libro Sinaloa Tierra de Compositores y Artistas, nos permite conocer pasajes inéditos y sobre todo desconocidos para la mayoría de la población, el compendio histórico que destaca en su obra José Melchor Óscar Ávila, nos traslada por los diferentes municipios de la entidad sinaloense, por cierto es de destacar que existe un ayuntamiento con el nombre de Sinaloa y que los que no conocen la entidad, lo pueden confundir con el estado, esto lo recalcamos para los que leerán el siguiente articulo tanto en el resto de la república y por supuesto no solo en el continente americano sino a nivel mundial.

Es un extraordinario texto escrito por el músico y cantautor sinaloense, José Melchor Óscar Ávila, quién realiza un paisaje mágico del entorno musical de esta tierra consagrada, inspirada en el romanticismo y la bohemia, producto de una serie de viajes y entrevistas, que, de Choix a Escuinapa, permite conocer la riqueza musical representativa de los 18 municipios  de la geografía sinaloenses, en el entendido que lo expuesto aquí, es una pequeña muestra de la gran riqueza patrimonial de un pueblo reconocido por su alegría, voz, imaginación y la actuación de sus artistas. Para integrar la información, fue necesario recurrir a pláticas con los cronistas municipales, consultar periódicos, libros y revistas, para penetrar en los temas de la investigación aproximadamente un año, retomando en algunos casos, los artículos publicados por sus autores.

No podemos omitir que el  libro de José Melchor, es parte de una monografía musical de valiosísimo contenido referente a las 18 municipalidades de Sinaloa y como dice en el mismo libro…” ¿Qué sinaloense que se jacte de serlo, no ha sentido que el corazón se le inflama cuando escucha que chicotea la tambora?”.

El Sinaloense, la canción emblemática para los nacidos en esta tierra, convertido en un himno, un huapango que ha dado mucho que decir y que se sabe poco sobre su historia, la cual su autoría se le adjudicaba al famoso cantautor navolatenses, Enrique Sánchez Alonso, el “Negrumo”, pero no es así, los verdaderos autores de El Sinaloense fueron los integrantes del Trio Tamaulipeco, por allá en 1943, cuando este famoso Trio quedó varado en Mazatlán durante tres días, debido a un ciclón, iban de gira a Estados Unidos y Canadá.

Fue en una cantina donde se arroparon muchos viajeros entre los cuales había varios navolatenses, entre ellos, Rodolfo Rodríguez el “Negro”, conocido como todo un don Juan en Navolato, en ese lugar le pidieron a uno de los integrantes del Trio Tamaulipeco, escribiera un corrido a Navolato, fue así como se armaron las estrofas que le darían vida a este alegórico corrido, estrenado siete meses después en Guadalajara.

Estos son los18 ayuntamientos del estado de Sinaloa: Ahome, Angostura, Badiraguato, Concordia, Cosalá, Culiacán, Choix, El Fuerte, Elota, Escuinapa, Guasave, Mazatlán, Mocorito, Navolato, Rosario, Salvador Alvarado, San Ignacio y Sinaloa.

Un pasaje histórico por los municipios del estado de Sinaloa, permite conocer situaciones que se encontraban olvidadas o que estaban guardadas en la mente de algunos pocos.

EN CHOIX: nació José Ángel Espinoza Aragón “FERRUSQUILLA”, conocido como “El hombre de las mil voces” quién hizo famoso el grito, de “Arriba Choix, que también es pueblo”. Así como los Villalba, familia con más de 75 años haciendo música.

EL FUERTE: Más o menos en 1872, Don Anacleto Almeida Trasviña, formó una orquesta integrada por familia, que fue de gran fama en la región. Con el correr del tiempo se le fueron integrando hijos y sobrinos entre 1910 y 1915. Fueron 4 generaciones de músicos. También a la par, dirigía una estudiantina solo de mujeres.

AHOME: Tirso Robles, ha sido uno de los más virtuosos y grandes músicos que ha dado el municipio, conocido como el músico de cabecera de Don Benjamín Francis Johnston, dueño en aquella época del Ingenio de Los Mochis. También acompañó a grandes artistas como Fernando Fernández, María Luisa Landín, Pedro Vargas, Amparo Montes, María Victoria, hasta a los generales revolucionarios que gustaban de su música y también a Alma Reed, del famoso tema Peregrina. Incluso, ayudó a Pedro Infante en sus inicios.  Roberto Jordán, originario de Ahome, cantante, compositor y actor, ídolo de México, integrante de la primera generación de artistas impulsores del rock mexicano, interprete de infinidad de canciones, protagonista de 21 películas e incontables apariciones en televisión. Sus grandes éxitos musicales; Hazme una señal, Amor de Estudiante y No se ha dado cuenta. Es reconocido como el cantante más representativo de la comunidad universitaria en México.

GUASAVE: Miguel C. Castro, Cantautor local inolvidable por sus composiciones, se casó en primeras nupcias más la vida le arrebató a su amada en plena juventud, compuso una canción, pero no tenía título ni la había dado a conocer, pero en un cumpleaños de su gran amigo Luis A. Famanía, la cantó y las lágrimas bañaron sus mejillas, Famanía le preguntó ¿Por qué lloras Miguel?, y a partir de ahí la canción obtuvo su nombre “Por qué lloras”.  Dicha melodía traspasó las fronteras y se descubrió que fue plagiada en Argentina, pero el entonces embajador de México en ese país, lo desmintió.

Por otra parte, entre las agrupaciones sobresalientes que dejaron su sello para siempre en este bello terruño, está la orquesta de Luis Ibarra. También “La Alondra de México”, María del Rosario Valdez Campos (Chayito Valdez), que llevó la música ranchera a muchas partes del mundo; Besos y Copas, Una noche me embriagué, una sombra y Amor que muere, entre cientos más de canciones, ganándose así la reputación de la máxima cantante popular mexicana, proclamada la sucesora de Lucha Reyes. Estuvo hospitalizada 13 años en estado vegetativo persistente, hasta que falleció.

SINALOA de Leyva: Como olvidar al gran cantante Octavio Norzagaray que llegó a convertirse en ídolo popular. También a Los Cervantes de Sinaloa, municipio que siempre ha sido un semillero de buenos intérpretes y compositores y las grandes bandas de música de viento.

MOCORITO: La famosa BANDA DE LOS HERMANOS RUBIO, reconocida a nivel nacional e internacional, compuso varias canciones como, besos de mujer, pájaro carpintero y Rosendo Gastélum, así como valses y marchas. Tierra de magníficos músicos como; José Rubio Quiñónez, Francisco el Nene Ramírez, Margarito Lozoya, Soto Montes, entre otros.

SALVADOR ALVARADO: Pedro Infante Cruz (PEDRO INFANTE), el ídolo del pueblo, el más grande artista que ha tenido México, el inmortal. Su gran Museo que lleva su nombre en Guamúchil, construido expresamente para exhibir cientos de cosas personales de este gran artista y actor. En abril de 1957, en Mérida Yucatán, falleció al desplomarse el avión de su propiedad, el cual piloteaba, una de sus pasiones predilectas, como las mujeres. Su ausencia dejó un vacío muy grande y en la actualidad no ha habido todavía quien lo sustituya, ni en el canto, ni en la actuación. Desde su partida, su estrella brilla cada vez aún más en el corazón de todos los mexicanos.

ANGOSTURA: Su gran compositor de fama internacional, Crescencio Montoya Cortez, autor de dos libros; Anécdota de Heraclio Bernal y El Retorno de Julia Pastrana, mujer oriunda de ese municipio famosa por su fealdad física. Sus canciones más conocidas son; El corrido de El Moro y la Mora, Sonora y sus ojos negros.

BADIRAGUATO: Los corridos son un género popular que irrumpió en la sociedad con la Revolución Mexicana como un recurso para dar a conocer sus hazañas y sus hechos más importantes. En Sinaloa son dos corridos los más cantados de estos famosos badiraguatenses “Heraclio Bernal” y el de Valente Quintero y Martín Elenes”.  Este último corrido es cantado con diferentes versiones, tanto por no saber la letra original, sin embargo, es Ignacio López Tarso a manera de relato la que más le ha gustado a la gente, que con sus modulaciones de voz le imprime el dramatismo que impacta a los oyentes.

CULIACÁN: Enrique Sánchez Alonso, El “Negrumo”, su primera gran composición musical fue el danzonete “Culiacán”, canción que traspasó las fronteras y le dio fama internacional, estrenada el 16 de septiembre de 1935 en el “Teatro Apolo” en conmemoración del 125 Aniversario de la Independencia y como número culminante se estrenó la canción. Tenía 20 años de edad y se iniciaba apenas en el mundo de la composición.  y la frase quedó para la historia “Es un orgullo ser de Culiacán”.  Alfredo Carrasco, autor del “Adiós”, poco después de su nacimiento, su familia se estableció en Guadalajara, muchas de sus composiciones musicales fueron de corte religioso, por haberse instruido en colegios confesionales.

Cuando quedó huérfano en 1887, ingresó al orfanato del Sagrado Corazón de Jesús, donde al tiempo fue profesor de órgano, de ahí su pasión para tocar en distintas iglesias. Recibió diferentes premios y reconocimientos por sus composiciones y por crear una marcha nacional de las reservas con motivo del ingreso de México en la Segunda Guerra Mundial. Jorge Macías, cantante popular nacido en Jalisco, pero a los 11 años llegó a Culiacán. Grabó 53 discos de larga duración y 27 compactos con un rico repertorio de música mexicana. Fue conocido como el mejor falsete de los intérpretes de la canción ranchera mexicana. Murió a causa de un ataque al corazón.

NAVOLATO: Por supuesto, pueblo orgulloso de su himno mundial, la canción El Sinaloense “Desde Navolato vengo”. Pedro Beltrán, realizó grabaciones acompañado por la Banda, Mariachi y grupos norteños. Declarado Hijo Predilecto del municipio.

A nivel nacional e internacional alternó con artistas de la talla de Lola Beltrán, Banda El Recodo de Cruz Lizárraga, Paquita la del Barrio, así como con el Cuarteto San Miguel (La Bohemia Elegante).  Entre sus composiciones; Esos Ojos, dedicada a su esposa Lupita; Soy Navolatense, A mi Navolato, y las Norteñitas. Discografía; A la Brava, con la Banda Culiacán; Pedro Beltrán con los Hermanos Meza; Flor de Pitaya con grupo norteño; La Ranchera, con mariachi y Romance Ranchero, con el Cuarteto San Miguel. Tuvo in inesperado fallecimiento en el 2017.

ELOTA: Pedro Álvarez, llegó a este lugar en 1922, recién calmado el vendaval revolucionario, militando en la Banda de Música que comandaba el General Ramón F. Iturbe. Pedro fue un maestro infatigable que en poco tiempo formó su primera Banda, En la Cruz de Elota fue distinguido como Hijo Predilecto del pueblo y en Culiacán, por instrucciones del Gobernador de Sinaloa, General Gabriel Leyva Velázquez, creó la Banda del Estado, posteriormente subdirector de la Banda de México. Incluso, el compositor Luis Alcaraz lo invitó a participar en su afamada orquesta en la capital del país, pero declinó tal invitación.

COSALA: Su más grande artista, orgullo de este pueblo minero, Luis Pérez Meza, El Trovador del Campo, en cuyo agradecimiento le han rendido un permanente homenaje con un monumento en esta calle que fue una villa colonial y hoy es un pueblo mágico, canta autor, compositor y actor, que llevó su música a todo el mundo. Quien en sus inicios también fue boxeador y de los buenos con el sobrenombre de “Kid Mundial” y que se le acredita cuando menos 60 nocauts. Compositor del famoso tema El Barzón, canción antecedente de la música de protesta. Les cantó a los militares mexicanos del Escuadrón 201, que participó en la Segunda Guerra Mundial. Vivió en Madrid donde también se le conoció como “La Voz de Oro de América”. Murió en 1981, lamentablemente no fue sepultado en su natal Sinaloa.

SAN IGNACIO: El Corrido de Heraclio Bernal, nacido en este municipio, considerado un bandolero y salteador de caminos, conocido como El “Rayo de Sinaloa”. Otros dicen que era un idealista, fue precursor de la Revolución Mexicana. De hecho, se dice que Pancho Villa se inspiró en los ideales de este revolucionario poco conocido oficialmente, lo más que se ha dado en decir, es que fue un caudillo social y bandido generoso.

MAZATLÁN: Fue José Alfredo Jiménez quien hizo inmortal “El Corrido de Mazatlán”, convertido en el himno para siempre, en todos los eventos, pero más en las justas deportivas y en sus famosos carnavales. “La Banda el Recodo”, formada en 1938 por Don Cruz Lizárraga, conocida como la Madre de Todas las Bandas. Organización musical que ha recorrido la mayor parte del mundo y la más influyente. Fernando Valadez Lejarza: Un cantor con una belleza espiritual única. Una de sus canciones más conocidas es “Por qué no he de llorar”, fue un meritorio, capaz y enjundioso personaje maravillosamente delicado por su conformación artística derivada de un delicado y crítico padecimiento físico surgido como consecuencia de un error, de una equivocación en la preparación y suministro de alimentos cuando era un bebé.

Finamente educado, culturalmente bien formado y por añadidura, exquisito y grandioso poeta y cantor qué más que cantar susurraba, ya que armoniosamente decía sus bellas emblemáticas y evocadoras melodías, impregnándolas de un sentimiento grandioso, pocas veces conocido en el ámbito artístico universal, que fácilmente llegaba a lo más recóndito y profundo del ser humano. Nació en 1920, en el seno de una familia de distinguidos y cultos intelectuales mexicanos. Tuvo 14 hijos.

CONCORDIA: Faustino López Osuna, quien en se época de estudiante ocupó junto con su hermano, un lugar en las asambleas del Consejo Nacional de Huelga, en el movimiento estudiantil popular de 1968, es un compositor con cuerpo y alma sinaloense. Su gran obra; La autoría del Himno a Sinaloa, porque contribuyó a formar y consolidar el sentimiento de identidad que orgullece a los sinaloenses.

ROSARIO: Conocida como la Embajadora Musical de México, María Lucila Beltrán Ruiz “LOLA BELTRÁN”.. La cantante más significativa del folclor sinaloense, que ocupa un destacado lugar en el gusto del público mexicano y extranjero. Sus canciones grabadas en una gran cantidad de acetatos y dispositivos electrónicos se siguen escuchando. Actuó en películas al lado de artistas de renombre, pero siempre dijo que lo suyo era la cantada. Su presentación en Paris, Francia y en el Palacio de Bellas Artes en México, fueron momentos importantes en su larga carrera artística. En su Pueblo Mágico Rosario, se levantó un museo, con sus vestidos, abanicos, discos y algunos otros objetos que lució en sus presentaciones. Ella era Lola, Lola la Grande.

ESCUINAPA: Don Nacho Millán, Director de la Orquesta “Los Vagos de Nacho Millán”, integrada por 14 elementos, entre ellos; hermanos, hijos y nietos de Nacho Millán. Tuvieron la fortuna de acompañar a grandes artistas como; Lola Beltrán, Gualberto Castro, Marco Antonio Muñiz y Angélica María. Han grabado 7 discos.

El libro da para mucho más pero seguramente nuestro estimado José Melchor Óscar Ávila, en la reimpresión del libro SINALOA TIERRA DE COMPOSITORES Y ARTISTAS, incluirá algunos contextos que se quedaron en el tintero y seguramente dará mucha difusión, de cómo los artistas sinaloenses han destacado a nivel internacional porque como es su propia historia.

Personalmente Melchor, ha participado en el terreno cosmopolita, habiendo actuado en diferentes escenarios en La Habana, Cuba, en el XII Festival “Boleros de Oro” y en Pereyra, Colombia, en el II Festival “Boleros en Concierto”, ambos en 1998. Su participación en este último país,  junto con los miembros del cuarteto San Miguel les generó que la canción que interpretaron “Solamente una vez” de Agustín Lara, fuera incluida en la grabación del disco compacto del evento.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.