El programa de espionaje Pegasus ayudó a espiar a más de 180 periodistas
* Según ha revelado Forbidden Stories, una investigación periodística colaborativa de ámbito mundial. La Federación Internacional de Periodistas (FIP) rechaza frontalmente todos los intentos de interferir en las comunicaciones privadas de los/as periodistas

Forgotten Stories

Bruselas, Bélgica. 19 de julio de 2021. – Al menos 180 periodistas de todo el mundo han sido espiados con el programa informático Pegasus, un software de espionaje desarrollado por la empresa israelí de cibervigilancia NSO y vendida a varios clientes, entre ellos Estados de todo el mundo, según ha revelado Forbidden Stories, una investigación periodística colaborativa de ámbito mundial. La Federación Internacional de Periodistas (FIP) rechaza frontalmente todos los intentos de interferir en las comunicaciones privadas de los/as periodistas, invita a los/as periodistas a extremar la vigilancia para proteger sus datos y pide a los gobiernos que consagren en su legislación nacional la inviolabilidad de las comunicaciones de los/as periodistas.

Entre las personas que han sido espiadas se encuentran defensores/as de los derechos humanos, opositores/as políticos/as, abogados/as, diplomáticos/as y jefes/as de Estado, según ha revelado el proyecto periodístico Forbidden Stories.

La lista de los/as 180 periodistas espiados/as incluye a reporteros/as de medios de comunicación internacionales, así como a periodistas autónomos que han sido blanco de regímenes que querían saber cuáles era sus fuentes de información, socavar su trabajo y, en algunos casos, detener e impedir la publicación de sus reportajes.

Las revelaciones sobre el uso del software Pegasus de la NSO para espiar a periodistas muestran la profunda vulnerabilidad de la libertad de prensa y cómo se está violando gravemente el derecho del público a estar informado.

Tim Dawson, presidente del grupo de expertos de la FIP en materia de vigilancia, ha declarado: “El software Pegasus se está utilizando como un algoritmo para socavar la democracia. Los contactos confidenciales son base fundamental del mejor periodismo, el que denuncia el despilfarro, la incompetencia y la corrupción. La privacidad de las comunicaciones de los/as periodistas, ya sea por correo electrónico, mensajería móvil o teléfono, debe ser sagrada. Permitir que los/as tiranos/as, los/as déspotas y los/as enemigos/as de la libertad tengan acceso a herramientas como Pegasus es el equivalente en el siglo XXI a destrozar imprentas y asaltar cadenas de televisión”.

El Secretario General de la FIP, Anthony Bellanger, dijo: “Aplaudimos el increíble trabajo de más de 80 periodistas de todo el mundo que han podido arrojar luz sobre los intentos irregulares de interferir en las comunicaciones privadas de los/as periodistas. El deber de los/as reporteros/as de proteger sus fuentes es la base del periodismo del que dependen las sociedades libres. Que esta filtración sea posible pone de manifiesto los peligros inherentes a un programa tan potente. Si los medios de comunicación pueden obtener un caché de información tan importante y detallado, es evidente que también pueden hacerlo aquellos cuyas intenciones son menos honorables. Sin una regulación sólida, es inevitable que déspotas y censores accedan a nuestra información más íntima”.

La FIP ha advertido que:

Los/as periodistas deben redoblar esfuerzos para salvaguardar sus propios datos. Esto debe incluir el uso de varios teléfonos, incluidos los “burner” que son menos susceptibles de ser hackeados por Pegasus, así como la adopción de “técnicas comerciales” para garantizar que sus teléfonos no tienen el potencial de traicionar todos sus movimientos y proporcionar un asiento de primera fila para sus reuniones más sensibles.

Los gobiernos deben garantizar en la legislación nacional la inviolabilidad de las comunicaciones de los/as periodistas, tanto en abstracto como en el marco de leyes y reglamentos específicos, como los relativos a la vigilancia nacional. Hay que resistirse a cualquier brecha en estas protecciones.

La comunidad internacional debe construir un régimen regulador que permita la inspección y regulación de todas y cada una de las organizaciones que suministran productos que tienen la capacidad de socavar estas libertades esenciales y críticas para la democracia.

  • La Federación Internacional de Periodistas (FIP) es la mayor organización mundial de periodistas. Fundada en 1926, en la actualidad representa a unos 600.000 periodistas organizados en más de 187 sindicatos y asociaciones en más de 146 países.