Gabriel Ballardo Valdez, Secretario Generaldel STASE en Sinaloa.

SEGUIMIENTO AL CONFLICTO ELECTORAL DEL STASE EN SINALOA

* Resiliencia: “Capacidad de los seres humanos para adaptarse positivamente a las situaciones adversas”.

* Bien dicen que durante las grandes adversidades que sufren las sociedades, aflora lo mejor del ser humano, pero que también, sus peores miserias

Rafael Báez

Culiacán, Sinaloa, México.- Pues bien, retomando el tema del conflicto electoral al interior del Sindicato de Trabajadores al Servicio de Gobierno del Estado de Sinaloa (STASE), el Gobernador Quirino Ordaz Coppel, dio a conocer la siguiente etapa de la resiliencia laboral a partir del pasado lunes 15 de junio de 2020, donde solo un porcentaje del comercio, empresas y otras actividades, iniciaron sus actividades al público, pero condicionado con las indicaciones del Sector Salud, de continuar con el uso del cubre bocas, gel antibacterial y otras medidas de protección, aun cuando las condiciones para la reapertura no eran las más apropiadas por encontrarse en el pico más alto de la pandemia, como lo señalaron los responsables del seguimiento del COVID-19 y que efectivamente tenían razón.

Como ya se había comentado, debido a la pandemia, los 7 candidatos del STASE; María Elena Armenta de la Rocha, Planilla Rosa; Luis Alberto García Manzo, Planilla Verde; Herlinda Orozco Ochoa, Planilla Azul; Juan Gabriel Chinchillas Elizalde, Planilla Amarilla; Blanca Irene Hidalgo Bueno, Planilla Blanca, José Ramón Beltrán Monrreal, Planilla Guinda y Teresita de Jesús Ochoa Pérez, Planilla Roja, utilizaron los medios electrónicos para continuar realizando su campaña, mientras de nueva cuenta continúan sus actividades proselitistas de manera directa con la base trabajadora.

Cabe destacar, que Teresita de Jesús es apoyada por el Secretario General en turno Gabriel Ballardo Valdez, por lo tanto, ella se ha mantenido al margen de los reclamos y demandas de los demás candidatos en contra del todavía dirigente sindical.

Sin embargo, después del #Quédate en Casa, durante ese tiempo se dieron algunas situaciones que es necesario mencionar:

El Gobernador no dio respuesta a 6 de los 7 candidatos, con relación a nombrar de manera interina a un “encargado de despacho” en el STASE, mientras se elegía al nuevo dirigente, debido a que, a través de un documento dirigido al Ejecutivo Estatal, le señalaban que a Gabriel Ballardo Valdez se le había vencido el plazo como secretario general y su permanencia en el puesto era ilegal.

Hubo tergiversación de la información que causó polémica por la quema de las boletas electorales que se iban a utilizar el día de la elección (todavía no programada), pero la realidad fue que los apellidos de una de las candidatas estaban invertidos. Decía; Herlinda Ochoa Orozco. Debido a este error detectado por ella, los candidatos exigieron a la Comisión Electoral la quema inmediata de las boletas, lo cual se dio, mientras se procedía a elaborar las nuevas boletas ya corregidas.

Por supuesto que los “Ballardistas” no iban a desaprovechar la oportunidad para manifestar su sentir por los constantes ataques y críticas al que ha sido sometido el líder sindical y anónimamente a través de las redes sociales manifestaron lo siguiente:

“Bien dicen que durante las grandes adversidades que sufren las sociedades, aflora lo mejor del ser humano, pero que también, sus peores miserias”.

“En nuestro sindicato se ha replicado tal circunstancia, donde orgullosamente hemos visto y seguiremos viendo sin duda alguna, cómo en estos momentos, muchos trabajadores con gran valentía y sentido de la responsabilidad, han seguido prestando sus servicios a pesar del riesgo que esto representa, así como compañeros mostrando máxima solidaridad con los que dentro de la crisis económica así lo necesitan, al menos creo, así con la mayor parte de los agremiados. Pero, por otro lado, están los candidatos a ocupar la secretaría general, y aquellos que los acompañan en sus planillas, quienes, en plena emergencia sanitaria, se han empeñado en mostrar sin recato alguno su egoísmo, mentira, odio, avaricia y fiebre por el poder”.

“Resulta inconcebible y alejado de todo sentido común, como los candidatos han puesto sus intereses personales muy por encima, en primer lugar, de la salud de los stasistas, y en segundo; de la propia viabilidad, unión, fortaleza, legitimidad y representatividad del sindicato, principal y casi único medio de defensa de nuestros derechos laborales”.

“Y es que, importándoles un comino y con propósitos por demás mezquinos, (faltos de sentimientos nobles y generosidad), se han dedicado casi sistemáticamente y al unísono, algunos más y otros de forma menos visible, a alentar y azuzar a sus seguidores a la rebelión sin sentido, a sembrarles resentimiento que raya en el odio, a la manipulación a través de mentiras completas y verdades a medias, apostándole a la fractura, al conflicto, a debilitar al sindicato, que no al presente comité, al encono y al caos institucional, que sólo trae o traería terribles consecuencias para los trabajadores. Esto los retrata de cuerpo entero, pues muestra claramente su desdén, casi enfermizo, por la armonía y viabilidad de nuestro propio sindicato”.

¿Qué es lo que buscan? ¿Enardecer u obligar maliciosamente a los trabajadores para que salgan a la calle a protestar por lo que según ellos es una “ilegalidad”, y exponerlos a ser contagiados? ¿Debilitar el sindicato y sus medios de protección para dejar expuestos o indefensos a los trabajadores que valientemente siguen prestando sus servicios durante la contingencia? ¿De verdad no verán las consecuencias de sus actos, quizás cegados o empachados por su ambición, pareciera desmedida, de ser secretarios generales a toda costa? ¿O será que las ven, pero negligente y perversamente las pasan por alto, porque al fin y al cabo su interés personal está por encima de todo?

“Acusan y dan su veredicto de culpabilidad por la “ilegalidad” en la que está incurriendo, según ellos, el presente Comité Ejecutivo, invistiéndose ilegítimamente como presidentes de tribunales o jueces laborales con la facultad de hacer juicios sumarios solo con el afán de desprestigiar y dividir”.

“Citan de referencia el artículo 22 de nuestros estatutos internos para su calificación de ilegal, el cual establece que “el ejercicio social de un Comité Ejecutivo será de tres años, quedando prohibida categóricamente la reelección, y/o prorrogación…”, y resulta obvio que sí fuera, si se aplicara en circunstancias diferentes a las de la emergencia sanitaria provocada por la pandemia de COVID, porque el espíritu con el que se redactó este artículo, es precisamente evitar como en el pasado, que los secretarios generales se quieran perpetuar en el encargo, sólo motivados por su ambición, por intereses personales o simplemente, por su talante antidemocrático. Y así se acordó y votó el artículo 22 por los stasistas, porque la mayoría consideramos que eso es lo mejor para nuestro gremio, pero con el pensamiento de cerrarle el paso a los caciques sindicales, y no pensando, ni siquiera remotamente, en que un día pasaríamos por esta situación tan difícil e inesperada por todos”.

“Y los candidatos podrán seguir pregonando su “ilegalidad”, pero lo anterior no lo dicen, y nunca lo dirán, porque su intención no es defender la democracia, no es fortalecer el sindicato, su verdadera intención es lo contrario, quebrantar la unión, generar inestabilidad, llegar a la secretaría general a cualquier costo y sin importar las consecuencias, pues vemos que su ceguera y ambición los hace actuar mezquinamente como en el viejo refrán popular “a río revuelto, ganancia de pescadores”. ¿serán capaces de dinamitar el río con tal de pescar su salmón dorado?

“El punto máximo de su traición al STASE, de su bajeza, llegó el 06 de mayo pasado, cuando ¡LE PIDIERON AL GOBERNADOR DEL ESTADO QUE INTERVINIERA EN EL STASE! ¡QUE DESCONOCIERA SU REPRESENTACIÓN! Llegando al ridículo de dictarle al gobernador con soberbia suprema, que facultades si, y que facultades no debería reconocerle al Secretario General. Esto obliga a preguntarnos ¿quiénes son ellos para hablar en representación de la base? ¿Quién los eligió o les dio el mando de determinar que facultades debe tener el Comité Ejecutivo de acuerdo a sus propios intereses personales y no colectivos?

“Hablan de legalidad, y en su afán de destrucción, en su deseo irresistible por llegar, cometieron la peor traición al sindicato al pedir sin tapujos al patrón “VIOLE LA AUTONOMÍA SINDICAL”. Hablan del respeto por los estatutos y normas, pero quebrantan Leyes Superiores, leyes que elevan la autonomía y la libertad de sindicación al rango de derechos fundamentales, violentan con su petición de intervención los artículos 133 de la Ley Federal del Trabajo y el 195 de la Ley de Trabajadores al Servicio del Estado, donde claramente se establece la prohibición para los patrones, en este caso las entidades públicas, para “Intervenir en cualquier forma en el régimen interno del sindicato”. Violentan el Convenio 087 de la Organización Internacional del Trabajo, que tiene el rango constitucional en México, cuyo artículo 3 estipula en su numeral 2 que “Las autoridades públicas deberán abstenerse de toda intervención que tienda a limitar este derecho (libertad sindical) o a entorpecer su ejercicio legal”.

“Uno esperaría que sean los patrones los que intenten intervenir, como ya lo hacen en muchos sindicatos, para beneficiarse en detrimento de los trabajadores, pero en este caso, son los propios trabajadores vueltos candidatos los que lo alientan a intervenir al patrón, a socavar la vida interna, competencia única de los stasistas. La ley establece la prohibición a la patronal para proteger nuestros derechos como asalariados, y ellos como supuestos sindicalistas, ¡le piden a los patrones que la vulnere, que no lo respete!

“Se nombran demócratas, y en realidad traicionan a los que dicen querer proteger, se dicen sindicalistas, pero en realidad actúan como mercenarios, como viles sátrapas institucionales. Jamás en la vida interna del sindicato se había rebasado este límite, acción tristemente orquestada por nuestros compañeros los candidatos y candidatas, que intentan debilitar la Autonomía Sindical, uno de los pilares fundamentales de los sindicatos, herramienta principal para la negociación colectiva, componente imprescindible del escudo que protege los derechos laborales”.

“De lo que los candidatos no hablan en referencia a los estatutos internos de nuestro STASE, es que en el artículo 30, fracción XII se le faculta al secretario general a “resolver, previa discusión y aprobación en su caso, por el Comité Ejecutivo en pleno, todos los casos no previstos en (los) Estatutos, cuando la emergencia de ellos así lo ameriten…”, o que el artículo 104 establece que “cuando surjan dudas acerca de la interpretación que deba darse a alguna parte de (los) Estatutos, el Comité Ejecutivo General, bajo su responsabilidad, está obligado a dar, lo que A SU JUICIO sea correcto, y proceder conforme a ello…”.

El referido documento culmina diciendo que “Al fin de cuentas, el “pillaje” para algunos de ellos, ha sido su modus operandi”. Ni un voto para los traidores.

Pues así están las cosas en el STASE, estimados lectores. Los 7 candidatos ya firmaron un total de 7 mil 500 boletas electorales para ser utilizadas por los 7 mil 300 trabajadores que conforman el padrón estatal, dejando las restantes 200 por si se presenta una eventualidad.

Seguiremos informando de los próximos acontecimientos…en el inicio de la nueva resiliencia.

Aprovecho este espacio de la Revista InterContinental, de la Ciudad de México, para darle las gracias a la compañera de mi vida, Silvia Bueno Quintero, por el camino que juntos hemos recorrido durante 39 años y por la hermosa familia que me dio. Muchas felicidades por tu cumpleaños. Te amo, tu esposo Rafael Báez.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.