Paté de camarón platillo típico que degusta la población sinaloense

*  Con datos de una receta secreta familiar de Lilia Ramos originaria de Escuinapa Sinaloa

* Un sabroso y rico manjar elaborado con un sabor especial para el paladar más exigente

Rafael Báez

Culiacán, Sinaloa, México.- Lo más ideal para cualquier reunión o fiestas del género que sean. En muchas partes del país no se conoce este rico platillo sinaloense. Existen varias maneras de prepararlo. Se utiliza como botana o entremés, un platillo que se ha creado en torno a las delicias del mar. Este es un hallazgo culinario de Sinaloa.

¿Pero cómo surgió la idea para la realización de este artículo?, con gusto damos a conocer los pormenores a detalle.

Me encontraba comiendo placenteramente en mi casa en la ciudad de Culiacán, Sinaloa, cuando recibí una llamada a mi celular de la Ciudad de México, de parte de mi estimado amigo Fernando Olivas Ortíz, propietario de la Revista Intercontinental, para tratar asuntos pendientes de trabajo, quien además es miembro prominente y Secretario del Interior del Sindicato Nacional de Redactores de Prensa (SNRP), actualmente es Fiscal de la Federación de Periodistas de América Latina y El Caribe, asimismo un distinguido integrante de la Federación Internacional de Periodistas, (organizaciones a las que me honro en pertenecer).

Don Fernando de inmediato se percató que yo estaba degustando mis sagrados alimentos y me preguntó ¿qué estaba comiendo? La respuesta fue inmediata, le dije que un platillo delicioso llamado PATE DE CAMARÓN DE ESCUINAPA.

Para una persona como él, que ha recorrido diferentes países del mundo en varios continentes, su sorpresa fue tal cuando me dijo ¿Qué es eso?, nunca lo había escuchado, explíquemelo por favor, y así lo hice. Le dije que es un platillo muy conocido en el estado de Sinaloa, pero qué jamás había probado un paté de camarón tan sabroso y exquisito, que hasta donde sabía era una receta secreta de familia, ya en segunda generación, de tal motivo que cuándo fui a comprarlo me dijo quién lo elaboró, que iba a regresar, y sería su cliente. En ese momento pensé que era un comercial de Marcelo y dije “a todos les ha de decir lo mismo”. Pues efectivamente el vendedor tuvo razón, regresé y me hice cliente cautivo.

Fue ahí, en esa conversación cuando estaba comiendo, que Don Fernando solicitó conversara con la familia en mención y se realizara este artículo para que los lectores de la Revista Intercontinental en la República Mexicana y otros países no solo del continente americano, apreciaran este platillo. La familia gustosa aceptó la propuesta, pero se atravesó el tiempo de la pandemia del coronavirus y se postergó la entrevista, pero finalmente en forma escueta, aquí está la historia:

En la entrevista me recibieron amablemente en su casa en Culiacán, la señora Raquel Inda Montoya, originaria de Escuinapa y su esposo, el músico y profesor Marcelo Octavio Sauceda Sánchez, oriundo de Culiacán. Raquel es hija de Don Jesús Roberto Inda Ramos (+) y la señora Raquel Montoya Hernández.

Cuenta el joven matrimonio emprendedor de este producto, que en Escuinapa de Hidalgo, una tía de Raquel de nombre Lilia Guadalupe Ramos González (+), hace más de 50 años fue de viaje al estado de Nayarit, (que colinda con Escuinapa, municipio que es la línea divisoria entre Sinaloa y Nayarit), y probó por primera vez en ese estado el paté de camarón, incluso ayudó a elaborarlo, dándose cuenta de los ingredientes que se utilizaban para ello.

Cuando la señora Lilia Guadalupe Ramos González regresó a Escuinapa, le surgió la idea de producirlo, pero con su estilo personal, quitándole algunos ingredientes, al principio lo hacía para el consumo familiar hasta que le recomendaron que lo pusiera a la venta. Empezó con pedidos y cada día era más solicitado su producto, de tal manera que llevaba su mercancía a un puesto del mercado en Escuinapa, pero había un problema, ¿cómo empacarlo?, en esos años todavía no existían los desechables, entonces se le ocurrió utilizar los frascos vacíos de mayonesa y al tiempo, tanto los vecinos como la gente de Escuinapa y sus alrededores le llevaban a su casa todos los frascos posibles con lo cual solucionó esta situación.

Comentaron que curiosamente, la tía Lilia jamás instaló un anuncio de su producto ni en su casa, ni en ningún lugar y los pedidos se expandieron hasta la Ciudad de México y de Estados Unidos, a tal grado que no se daba abasto para ese margen de producción, por su calidad y excelencia.

Desafortunadamente cuando la tía Lilia, falleció hace 9 años, se suspendió la producción del producto, situación que aprovecharon otras familias locales para seguir con este negocio, pero con distinta receta. Dicen que no se compara el sabor ni la sazón de este rico manjar, pues la tía Lilia, utilizaba un molino casero de vuelta y vuelta, de esos que todavía en algunas partes se usan para moler el maíz de nixtamal y hacer la masa para las tortillas, procurando que el camarón cocido no saliera como pasta, sino grumoso. Qué por ese motivo hasta la fecha, la competencia no ha logrado superar este producto tan afamado y la receta familiar sigue resguardada, que nada más dos sobrinas lo tienen.

Alrededor de 4 años, una sobrina de la tía Lilia, Luisa Angélica López Inda, reinició con el negocio en Escuinapa, utilizando la receta secreta de la fallecida y hace dos años, en Culiacán, hizo lo mismo Raquel Inda Montoya y su esposo Marcelo Octavio, continuando con el legado de la tía Lilia y por cierto con bastante éxito.

Cabe señalar, que existen decenas de manera de cómo preparar el paté de camarón y por supuesto cada quién merece el crédito de ello, porque en gustos se rompen géneros.

Algunas maneras de preparar el paté de camarón:

Un kilo de camarón cocido, una vara de apio, ¼ de cebolla; 3 limones, una copa de vino blanco, 200 mililitros de media crema, ½ barra de queso crema, una lata de chile chipotle, un sobre de grenetina, una lechuga italiana, un poco de consomé de camarón, sal y pimienta, o las recetas familiares guardadas con 3 candados que pasan de generación en generación, como es el caso que nos atañe.

PREPARACIÓN: Primeramente, hidratar la grenetina poniéndole un poco de agua fría en una vasijita para que se disuelva y luego la vasijita ponerla en un sartén con agua caliente también para que se disuelva, hasta que se vuelva totalmente líquida; mientras tanto, en una licuadora moler los camarones cocidos junto con la media crema y el queso crema para darle consistencia. Luego la copa de vino blanco se va a hervir en una olla para que se evapore el alcohol, enseguida se exprimen los limones en los camarones cocidos y se dejan macerando aproximadamente unas dos horas.

Posteriormente se agregan los camarones con todo y jugo a la licuadora donde están los otros ingredientes; agregar un poco de cebolla bien picada y apio; lo anterior se muele muy bien. Enseguida se mescla la grenetina con el vino blanco hirviendo que están en la estufa y se baten por unos minutos y agregarla a la mescla que tiene la licuadora; agregarle también un poco de consomé de camarón mientras se está licuando, así como el chile chipotle de lata al gusto sin semilla, que es lo que le va a dar el color y el sabor. Ya que esté totalmente licuado, un poco de sal y muy cargado de pimienta hasta que quede listo el Paté de Camarón. Se conserva en el refrigerador para que esté helado y cuando lo va a servir lo puede acompañar con galletas saladas o totopos.

Otra manera de prepararlo: Ingredientes; 4 piezas de chile de árbol, 3 cucharadas de orégano, 25 dientes de ajo, 180 gramos de pimiento morrón de lata, 105 gramos de chile chipotle de lata. A continuación, a fuego medio se calienta un sartén, se agregan los dientes de ajo y las 4 piezas de chile de árbol, se doran o tuestan durante 2 minutos, se le agrega el orégano y nuevamente se deja dorar por un minuto. Todo lo anterior se licúa, junto con un kilo de camarón cocido. Se le agrega pimienta al gusto. Se incorpora la mescla hecha y se vacía en una vasija y revuelve en mayonesa al gusto.

Finalmente y gracias a la manera sencilla y franca  del dialogo que sostuvimos con Raquel Inda Montoya y su esposo Marcelo Octavio, tuvimos la oportunidad con su aquiescencia poder dar a conocer la receta que dejo de ser secreta, por supuesto el toque final de la elaboración esa nunca será igual, de esta manera. El paté de camarón ya está listo, se mete al refrigerador un par de horas y listo para servirse de manera individual. Buen provecho.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.