Tamales Barbones Otra Delicia de la gastronomía Sinaloense

* Ricos tamales con la receta que les hereda el procedimiento familiar

*  Escuinapa de Hidalgo también conocido como la perla camaronera

Rafael Báez

Culiacán Sinaloa, México.- Otra delicia  culinaria procedente de Escuinapa, son los famosos “tamales barbones”, toda una tradición característica del municipio, toman su nombre debido a que se preparan con el camarón completo y las barbas sobresalen por uno de los extremos del tamal. Los más famosos son los “Tamales Ampelia”, llamados así en honor a la señora Ampelia Osuna, originaria de Escuinapa, quien desde 1947 dedicó su vida a la elaboración de este platillo.

En un inicio Ampelia solía vender sus tamales en la Plaza Hidalgo, la principal plaza del pueblo. Sin embargo, tiempo después, por la gran demanda de parte de sus clientes, empezó a venderlos desde su propia casa. Todos los días recibía a toda clase de clientes propios del pueblo y de otras ciudades, llegando a tener entre sus clientes a importantes personalidades como Lola Beltrán, José Ángel Espinoza, Raúl Velasco y Ofelia Cano, entre otros.

Cada día, Ampelia preparaba hasta 3000 tamales, con ayuda de su esposo Florencio y sus cuatro hijos, quienes actualmente continúan preparando estos ricos tamales con la receta que les heredara su madre.

Ingredientes: para los Tamales Barbones.

1 Kg. de camarón fresco con todo y cáscara enjuagada con bastante agua,1 Kg. de harina para tamal, o de nixtamal,350 gr. de manteca (o aceite),5 chiles guajillos limpios y ablandados en agua hirviendo por un minuto, 3 dientes de ajo, Un poco de orégano, Sal al gusto, 1 Cucharada de Royal, hojas para tamal (cáscaras de elote secas y limpias), lavadas, remojadas y escurridas

Preparación: Cocer el camarón en poca agua con una cucharada sopera de sal, dos dientes de ajo y una pizca de orégano, solo hasta “el primer hervor” (un minuto, o poco menos). Separar y reservar el caldo. Se licua el chile guajillo con un diente de ajo, una pizca de orégano y caldo del camarón, el suficiente para licuar perfectamente.

Revolver la maza con la royal, la sal al gusto (una o dos cucharadas pequeñas) se agrega la manteca y parte del chile licuado. Agregar caldo de camarón mientras se amasa hasta obtener una consistencia firme pero moldeable que no se agriete. Se diluye un poco de harina o nixtamal (unas dos o tres cucharaditas soperas) ya sea en agua o en caldo, pero que no esté caliente para que se diluya perfectamente. Se agrega al resto del chile licuado y se hierve hasta que espese.

En una hoja suficientemente ancha, o dos medianas, se extiende algo de la maza, aplanando con la mano hasta tener una plancha del tamaño de una mano mediana de forma regular. Se colocan cuatro o cinco camarones dejando las barbas por fuera y se bañan con un poco del caldillo del chile, solo lo suficiente.

Envolver perfectamente cuidando que no queden aberturas en la maza ni en la hoja; amarrar los extremos y el centro si es necesario, con tiras hechas de las hojas más pequeñas.

Se ponen a cocer en una vaporera con un poco de agua, colocándolos verticalmente para que no se aplasten entre sí; También se pueden poner a cocer en una olla grande y honda con suficiente agua para que los tamales queden hasta la mitad. Se tapa, se deja hervir y se colocan los tamales durante 45 minutos o una hora. Sacar con pinzas, tenazas o cucharón y disfrutar calientes.

ESCUINAPA DE HIDALGO, SEXTA CIUDAD EN IMPORTANCIA EN EL ESTADO DE SINALOA, MÉXICO, TAMBIÉN CONOCIDA COMO LA PERLA CAMARONERA

Es famosa por ser un importante productor y exportador de camarón, chile y mango. Los tres de una excelente calidad. A 40 km hacia la costa se encuentra Teacapán, una paradisíaca isla de pescadores con acceso terrestre; sembradas de miles de palmeras y con una gran importancia en la ganadería. La fauna es abundante, aquí habitan diversos tipos de aves: garzas blancas y rosas, patos canadienses y pichihuilas entre otras; hay una gran cantidad de animales silvestres, venados, gato montés, tigrillo, jabalí, etc.

La variedad de las especies marinas incluyen: róbalos, pargos, sierras, corvinas, tijerilla, lisas, pez vela y delfines abundan en las aguas de Teacapán.

En el trayecto de Escuinapa a Teacapán se aprecian unos paisajes inigualables, cocoteros y esteros poblados de aves, con acceso a playas privilegiadas, como La Tambora, Las Cabras, Las Lupitas, Playa Cuatro Surcos, Los Ángeles.

Además, la Boca de Teacapán, entrada de mar abierto entre dos puntillas, forman una marina natural  que va entre manglares a más de 80 km hacia el sur.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.