En este momento de pandemia todo indica que el COVID-19 repunta

* Sin ánimo de presagiar nada malo, los números no mienten en nueve meses de confinamiento más de 106 mil muertes  en la república mexicana

* Pero imagínense a los ancianos que en medio de la soledad y por su manera de ser, son maltratados, vejados y muchas veces abandonados por familiares

Fernando Olivas Ortiz*

Ciudad de México.- Buenos días, es un placer el saludo cotidiano porque hace que los humanos no solo nos distraigamos sino que nos acercan a quien estimamos, queremos y porque no, amamos.

Es un esfuerzo cotidiano que en este tiempo de pandemia da buenos resultados, porque nos hace sentir como verdaderos humanos.

Realmente la sana distancia, nos está sirviendo para cuidarnos y que la terrible enfermedad, contagio en una palabra el COVID-19, no nos alcance y de esa manera al mismo tiempo protegemos a quienes queremos familiares, amigos, conocidos o simplemente seres humanos.

El distanciamiento social que muchos no respetan sobre todo los jóvenes, ha hecho que el malestar se agudice y continúe enfermando y matando seres humanos en un rebrote que se siente y que nos sigue manteniendo  el distanciamiento social, sobre todo a los ancianos, viejos, de la tercera edad o simplemente abuelos.

El momento en verdad es crítico. Sobre todo que reconocidas agrupaciones internacionales como la Organización Mundial de la Salud (OMS) hace un verdadero extrañamiento al gobierno de México, pidiéndole que ponga más atención a la terrible  pandemia que azota el país.

La crisis sanitaria, económica y laboral se ha agudizado, de allí la preocupación por parte de los viejos o personas de la tercera edad, que somos por muchas razones los más vulnerables, ante esta nueva fuerza que está tomado la pandemia y que se vuelve letal para nosotros.

No solo por la edad, sino porque se agudizan muchas enfermedades y malestares como la diabetes, el cáncer, la hipertensión, además muchos ya tenemos problemas de movilidad, por discapacidad de nuestras extremidades inferiores o superiores y la edad es el máximo riesgo.

Si en ocasiones las mujeres sienten angustia, depresión, ansiedad y estrés, sin embargo su rol social en la sociedad, le ayuda además su carácter y forma de trato de cercanía con la familia.

Pero imagínense a los hombres que en medio de la soledad y por su manera de ser son maltratados, vejados y muchas veces abandonados por familiares, amigos y vecinos.

Estos últimos se están convirtiendo en personas muy insensible sobre todo en estos momento de pandemia cuándo todo indica que el COVID-19 repunta y que al menos en la ciudad de México, con todos sus millones de personas que viven y conviven en ella con su megalópolis y la zona metropolitana que junto con el estado de México se convierte en la más grande de nuestro país y entre las diez más importantes del mundo y de esa forma  pasaremos del semáforo color naranja al rojo, que en forma inevitable nos acercamos.

Sin ánimo de presagiar nada malo, los números no mienten en nueve meses de confinamiento, ya van más de 106 mil muertes  en la república mexicana por el COVID-19 de acuerdo a cifras oficiales y estamos en medio de uno de los inviernos más crudos de los últimos años y llega diciembre con sus festejos posadas, la Navidad y el año nuevo, fiestas tradicionalmente familiares y que ahora todo mundo querrá festejar y felicitar a los seres queridos y que puede pasar ?, Que siga incrementando el número de contagios que también de acuerdo a cifras oficiales van más de un millón.

No se puede  olvidar que ya empezaron las tradicionales peregrinaciones a  la Basílica de del Tepeyac, para honrar y festejar a la Virgen de Guadalupe en el aniversario 489 de su aparición en el Cerro del Tepeyac, las autoridades civiles de la ciudad de México, y las autoridades eclesiásticas han acordado suspender las festividades desde el día 10 hasta el 14 de diciembre,  sin embargo vendrán a visitar la Villa  de Guadalupe, cientos o Miles de fieles al día y así será porque es una  tradición muy mexicana visitar a la Emperatriz de América y por ese motivo es el segundo santuario católico más visitado del mundo..

Fernando Olivas Ortiz* Fiscal Gremial de la Federación de

Periodistas de  America Latina  y el Caribe (FEPALC)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.