Presentan el libro ‘León en la Piel, Estampas de nuestra curtiduría en el tiempo’
  • Es una investigación historiográfica sobre de la curtiduría en León, realizada por Rodolfo Herrera Pérez.
  • No se entiende León, y no se entiende Guanajuato, sin la curtiduría: Diego Sinhue.

León, Gto.- “Debemos escribir la historia, no basta con dejarla en la memoria; es importante saber y decir lo que pasó, pero es mejor dejarla en un papel”, así lo dijo el Gobernador de Guanajuato, Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, en la presentación del libro ‘León en la Piel, Estampas de nuestra curtiduría en el tiempo’.

El libro presenta una investigación historiográfica sobre de la curtiduría en León; enfatiza los orígenes previos a la fundación formal de la Villa de León, su desarrollo en el Barrio de la Canal y en el Barrio de Arriba, además de su condición social, tecnológica, económica y territorial, con significativos retos en el presente y el futuro de la Ciudad.

“Este libro León en la piel, son estampas de nuestra curtiduría en el tiempo, de cómo se recorre la industria de grandeza, de una actividad fundamental y fundacional de nuestra ciudad.

“Con este libro se honra la memoria y la historia. No se entiende León y no se entiende Guanajuato, sin la curtiduría”, dijo el Gobernador.

Esta obra realizada por Rodolfo Herrera Pérez y coeditada por el Instituto Estatal de la Cultura y Tlacuilo Ediciones, presenta el inicio y desarrollo de la curtiduría sustentada en los documentos del Archivo Histórico Municipal de León.

Se revelan nombres de los primeros maestros de curtidores, técnicas ancestrales e ingredientes, datos de curtidurías que fueron trabajadas por generaciones en la época colonial, así como curtidores que ante los descubrimientos de los siglos posteriores, adoptaron nuevas técnicas, encontraron otros mercados y entraron en la dinámica global.

“Nuestra curtiduría es un gran ejemplo de que el trabajo todo lo vence; es un orgullo ser leonés, ser guanajuatense. No se entiende la grandeza de Guanajuato, si no se toma en cuenta a quienes estuvieron antes que nosotros”, dijo el Ejecutivo Estatal.

En León, agregó, opera el 71 por ciento del total de las tenerías registradas en el País, y hoy esta industria en León es una importante proveedora de piel de las industrias automotriz y aeroespacial, pues aquí se hacen asientos para automóviles de alta gama y de aviones, por ejemplo.

“Hoy el reto es mayúsculo, porque hay que trabajar mucho con el capital humano y con la industria 4.0”, dijo el Gobernador.

Por su parte, Rodolfo Herrera Pérez, autor del libro dijo que surgió a partir de un diálogo con el editor Leopoldo Navarro y realizaron la investigación; encontraron cómo surgió la curtiduría en las instancias ganaderas en el siglo XVI, donde se criaban reses, cabras, ovejas y caballos para atender las necesidades de los mineros de Zacatecas, Guanajuato y Comanja.

Después de la fundación de la Villa de León, en 1576, llegaron nuevos vecinos y en los primeros años del siglo XVII, se estableció el primer barrio para los mulatos libres.

En este lugar se desarrolló la curtiduría que durante cuatro siglos dio impulso e identidad a sus vecinos, quienes resistieron embates naturales y sociales para sobreponerse y apuntalar el desarrollo industrial junto con los fabricantes de calzado, hasta que las nuevas normas provocaron la salida de las curtidurías a parques industriales y las técnicas se modernizaron.

Dijo que ante la modernidad, entraron nuevos métodos para la curtiduría y serán nuevas tendencias de la historia leonesa.

“León es una ciudad importante y somos grandeza de este estado, debemos compartir nuestra historia y hacer que las nuevas generaciones la conozcan”, dijo el investigador.